Archivo | verduras RSS feed for this section

Pochas a la navarra (receta tradicional y Fussioncook)

17 Nov

Pochas resultado finalEl otoño es tiempo de tomarse unas legumbres calentit@ en casa. Y si es con verduritas y sin mucha grasa, mejor que mejor. Así que se me ha ocurrido ponerme con estas pochas de Navarra. La receta original la he tomado (un poco modificada) del mítico Karlos Arguiñano.   Aunque yo las he hecho con mi inseparable Fussioncook, podéis hacerlas con el método tradicional en vuestras ollas normalitas, exprés o como mejor os manejéis. Pido disculpas porque con una niña de casi año y medio pululando por casa, me ha sido esta vez imposible entretenerme con la clásica foto de presentación de los ingredientes. Pero ea, se hace lo que se puede.

Ingredientes (para 4 personas):

– 1 kg. de judías blancas de las chiquitas (ni judiones)

– 1 zanahoria

– 1 cabeza de ajo

– 1 puerro

– 1 cebolla

– 1 tomate (aysss a mí se me olvidó, pero aun así sabía rico)

– 1 pimiento rojo

– 1 pimiento verde

– agua

– aceite virgen extra

– sal

– 1 cucharita de pimentón picante *

– 1 cubito de caldo de verduras **

* En mi caso, que no tenía más que pimentón dulce, eché de éste y lo neutralicé con una pequeña cayena (buena elección también)

** El cubito es opcional. Yo lo echo porque me he aficionado mogollón, pero como os guste

Después del remojo, las judías recién escurridasPreparación:

Hay que dejar las judías en remojo bien la noche anterior, bien unas horas antes de la elaboración. Después, se limpian y escurren bien.

Por el método tradicional:

Hay que poner las judías a cocer con abundante agua cubriéndolas. Mientras, troceamos la zanahoria, la cabeza de ajo, el pimiento verde, el puerro, la cebolla, el tomate y el caldo de verduras. Podéis hacerlo de dos formas: Arguiñano dice de hacerlo en trozos grandes y más adelante pasar las verduras separadas de las legumbres por el pasapurés para sacar una salsa finita.

Todas las verduritas en la ollaA mí me parece más natural hacerlo en trozos chiquitos y no batir nada. Al fin y al cabo, va a quedar blandito y más parecido a la receta tradicional. Además, no olvidemos que somos principiantes y no estamos para ponernos a separar judías y verduras una a una después de una cocción…

Se cuece todo ello unos 45 minutos (si tenéis olla rápida, el tiempo estipulado para legumbres por vuestro modelo). Después, se pone a freír el pimiento rojo con aceite y se añade un poquito de pimentón y, posteriormente, al plato con lo demás.

Con la Fussioncook Touch Advance:

Las verduras van tomando formaDespués de sacar, limpiar y escurrir las judías que estaban en remojo, ponemos la olla en el menú freír y añadimos toda la verdurita en trozos. Cuando van quedando blanditas las zanahorias y todo bien mezcladito, añadimos las judías y cubrimos con agua. Tapamos la olla con la tapa a presión y ponemos el menú LEGUMBRES. Esperamos y VOILÀ!! Listo para servir en el plato y, por supuesto, para disfrutarlo.

Resultado:

Me pongo un 7 y porque se me olvidó el tomate, pero vaya plato más rico que me salió 😛

Si te gustan las pochas, di OK con el dedo :-)

 

 

Anuncios

Brócoli con patatas

3 Mar

Mi brócoli

La verdura siempre debería estar presente en nuestra dieta, pero en mi caso, en estado de buena esperanza, tengo que cuidarme mucho para que mi bebé coma siempre mucho verde. ¡Si no, a ver quién le pone en unos años un plato de estos sobre la mesa! Si algunos de vosotros tenéis niños, seguramente sabréis que el brócoli (o brécol) es una de las verduras que mejor reciben. Sólo el aspecto, en forma de arbolitos, ya les resulta simpático, y después su textura y sabor suele resultarles también más agradable. Así que, ¿a qué esperáis? En unos simples pasos, tendréis este sencillo aunque necesario plato.

Ingredientes

Ingredientes (para 2 personas):

– 1 manojo de brócoli

– 1 patata grande o 2 pequeñitas

– Sal

– Aceite de oliva (el mejor que tengáis a mano, a mí me gusta con sabor fuerte para esta receta)

– Opcional: 1 cubito de caldo vegetal

– Transistor como animal de compañía

Preparación:

En primer lugar, ponemos agua con sal a hervir y le añadimos, si queréis, un cubito de caldo vegetal. Veréis que en mi foto no está el cubito y es que no se lo puse, pero una de tantas veces que lo cociné después se me ocurrió añadirlo y le dio un sabor muy rico e intenso. Mientras tanto, preparamos nuestro “arbolito” quitando todo el tronco inferior (demasiado duro) y dejando las pequeñas ramificaciones.

El corte de las patatas para cocerPelamos la patata y la partimos, pero sólo por la mitad. Estos son dos consejos que me dio mi madre: en primer lugar, añadir a la receta patatas, porque le aportan al plato jugosidad y un toquecito más suave; y, en segundo lugar, partirlas sólo por la mitad para meterlas a la cazuela. Si metiéramos cachitos mucho más pequeños, se desharían enseguida con el agua hirviendo.

Brócoli a cocerCuando entre el agua en ebullición, le añadimos primero las patatas en trozos y después, los mini arbolitos. Lo dejamos unos 25 minutos y después, escurrimos bien. Lo servimos después de hacer más chiquititos los trocitos de patata y añadimos aceite de oliva al gusto. También podéis cambiarlo por mayonesa si queréis, pero ya sabéis que son unas cuantas calorías más…

Mi resultado:

Brócoli escurridoPocos platos resultan a la vez sanos, económicos y fáciles de preparar como éste. Por eso, se ha convertido en uno de mis básicos para diario. Y si sobra, al túper y para más tarde o el día siguiente. Le doy un 8, pero siempre recordad añadirle un buen aceite porque es fundamental su sabor. ¡A por ello, que es facilísimo aunque seas un mero principiante en los fogones! 😉

Alcachofas asadas

29 Ene

Resultado final de mis alcachofas

Ahora que es temporada de alcachofas, no podía dejar de ponéroslas por aquí. En mi familia siempre han sido un clásico ¡nos encantan a todos! Si de pequeña me hubieran preguntado por mis platos preferidos, habría respondido sin pestañear que unas buenas lentejas y unas alcachofas asadas. Por eso cuando me independicé y le pregunté a mi madre de refilón cómo hacérmelas yo, me quedé impresionada de que uno de mis ‘Top’ estuviera tan a mi alcance, pese a ser principiante. ¡Cualquier torpe en la cocina sería capaz de hacerlas!

Eso sí, aviso para navegantes: el que sea un poco tiquismiquis con comer con las manos, lo tendrá difícil para comérselas. Por el contrario, si tenéis peques, ¡les encantará pringarse con ellas tanto como a vosotros lamentaros de habérselas hecho! jajaja. En fin, ahí vamos:

IngredientesIngredientes (para 2 personas):

– 4 alcachofas medianas

– sal

– Aceite de oliva virgen extra (el mejor y más intenso que tengáis por casa, es el secreto para que salgan mejor)

– Transistor como animal de compañía (yo en este caso, ni lo uso. Como la preparación es tan rápida y luego basta con esperar en el sofá hasta que el horno avise…)

Preparación:

Ya sabéis algunos que la mejor temporada para las alcachofas es el otoño-invierno, así que ¡disfrutad mientras dure el frío! Por mi experiencia, no las compréis excesivamente grandes porque, aunque parecen más hermosas, en realidad suelen salir menos sabrosas, no me preguntéis por qué. También si son demasiado pequeñas, enseguida se termina el jueguecito de deshojarlas al final, así que escoged unas medianitas.

Así se abren las alcachofasEn primer lugar, con un cuchillo afilado cortad los rabos justo hasta la base, lo suficiente para que luego se sostengan de pie en la fuente. Después, las lavamos bien de arenilla y demás. Como están muy duras y pinchan un poquito, éste del lavado es el momento justo para introducir un dedo en el medio y abrirlas bien.

Las salamos con los dedos, no al tuntúnUna vez bien limpias y escurridas, las colocamos en la fuente para el horno y las rociamos con el aceite. Un buen chorrito por la abertura que hemos hecho y un poco menos y disperso por las hojas de fuera para que el calor del horno las queme un poquito. A continuación, vamos a sazonarlas. Pero en vez de lanzar la sal al tuntún, la vamos colocando con los dedos por dentro y fuera a nuestro antojo y gusto.

Asar en el hornoPosteriormente, metemos la fuente al horno. Es preferible haber precalentado unos 10 minutos. Para el tiempo total de asado tengo mis dudas, porque mi mini-horno eléctrico calienta enseguida el interior, y por eso en apenas media hora las suelo tener lista. Pero mi madre, que tiene un horno de tamaño convencional como imagino que la mayoría de vosotros, tarda al menos 45 minutos. En cualquier caso, probad la primera vez y dejad hasta que las hojas más externas se despeguen bien y parezcan un poco más negritas, casi chamuscadas. ¡Es el momento para que estén más ricas! Si no, os quedarán demasiado crudas. Dentro del tiempo de horneado, yo suelo gratinar unos 5 minutejos también.

Instrucciones para comerlas:

En este caso, es casi tan importante como prepararlas conocer cómo se comen. ¡Con las manos! Deshojáis de fuera para dentro y paladeáis la base de cada hoja mordiéndola. El resto de la hoja, la parte que está dura, simplemente la apartáis en otro platito como si fueran las cáscaras de unas pipas. Según vayáis llegando al corazón, las hojas serán más pequeñas y tan blanditas que podréis comerlas enteras… ¡para disfrutar después del centro, el auténtico manjar! Que las disfrutéis muchísimo 😉

Así me quedaronMi resultado:

En este caso, no es la primera ni la segunda vez que las preparo, así que hay un poco de trampa porque ya les tengo pillado el truco. Tienen un 10 claramente, y además ¡podría comerlas todos los días sin cansarme! Sobre todo porque es verdura y, además de sabrosas ¡es que necesitamos tomarlas más a menudo!

A %d blogueros les gusta esto: