Alcachofas asadas

29 Ene

Resultado final de mis alcachofas

Ahora que es temporada de alcachofas, no podía dejar de ponéroslas por aquí. En mi familia siempre han sido un clásico ¡nos encantan a todos! Si de pequeña me hubieran preguntado por mis platos preferidos, habría respondido sin pestañear que unas buenas lentejas y unas alcachofas asadas. Por eso cuando me independicé y le pregunté a mi madre de refilón cómo hacérmelas yo, me quedé impresionada de que uno de mis ‘Top’ estuviera tan a mi alcance, pese a ser principiante. ¡Cualquier torpe en la cocina sería capaz de hacerlas!

Eso sí, aviso para navegantes: el que sea un poco tiquismiquis con comer con las manos, lo tendrá difícil para comérselas. Por el contrario, si tenéis peques, ¡les encantará pringarse con ellas tanto como a vosotros lamentaros de habérselas hecho! jajaja. En fin, ahí vamos:

IngredientesIngredientes (para 2 personas):

– 4 alcachofas medianas

– sal

– Aceite de oliva virgen extra (el mejor y más intenso que tengáis por casa, es el secreto para que salgan mejor)

– Transistor como animal de compañía (yo en este caso, ni lo uso. Como la preparación es tan rápida y luego basta con esperar en el sofá hasta que el horno avise…)

Preparación:

Ya sabéis algunos que la mejor temporada para las alcachofas es el otoño-invierno, así que ¡disfrutad mientras dure el frío! Por mi experiencia, no las compréis excesivamente grandes porque, aunque parecen más hermosas, en realidad suelen salir menos sabrosas, no me preguntéis por qué. También si son demasiado pequeñas, enseguida se termina el jueguecito de deshojarlas al final, así que escoged unas medianitas.

Así se abren las alcachofasEn primer lugar, con un cuchillo afilado cortad los rabos justo hasta la base, lo suficiente para que luego se sostengan de pie en la fuente. Después, las lavamos bien de arenilla y demás. Como están muy duras y pinchan un poquito, éste del lavado es el momento justo para introducir un dedo en el medio y abrirlas bien.

Las salamos con los dedos, no al tuntúnUna vez bien limpias y escurridas, las colocamos en la fuente para el horno y las rociamos con el aceite. Un buen chorrito por la abertura que hemos hecho y un poco menos y disperso por las hojas de fuera para que el calor del horno las queme un poquito. A continuación, vamos a sazonarlas. Pero en vez de lanzar la sal al tuntún, la vamos colocando con los dedos por dentro y fuera a nuestro antojo y gusto.

Asar en el hornoPosteriormente, metemos la fuente al horno. Es preferible haber precalentado unos 10 minutos. Para el tiempo total de asado tengo mis dudas, porque mi mini-horno eléctrico calienta enseguida el interior, y por eso en apenas media hora las suelo tener lista. Pero mi madre, que tiene un horno de tamaño convencional como imagino que la mayoría de vosotros, tarda al menos 45 minutos. En cualquier caso, probad la primera vez y dejad hasta que las hojas más externas se despeguen bien y parezcan un poco más negritas, casi chamuscadas. ¡Es el momento para que estén más ricas! Si no, os quedarán demasiado crudas. Dentro del tiempo de horneado, yo suelo gratinar unos 5 minutejos también.

Instrucciones para comerlas:

En este caso, es casi tan importante como prepararlas conocer cómo se comen. ¡Con las manos! Deshojáis de fuera para dentro y paladeáis la base de cada hoja mordiéndola. El resto de la hoja, la parte que está dura, simplemente la apartáis en otro platito como si fueran las cáscaras de unas pipas. Según vayáis llegando al corazón, las hojas serán más pequeñas y tan blanditas que podréis comerlas enteras… ¡para disfrutar después del centro, el auténtico manjar! Que las disfrutéis muchísimo 😉

Así me quedaronMi resultado:

En este caso, no es la primera ni la segunda vez que las preparo, así que hay un poco de trampa porque ya les tengo pillado el truco. Tienen un 10 claramente, y además ¡podría comerlas todos los días sin cansarme! Sobre todo porque es verdura y, además de sabrosas ¡es que necesitamos tomarlas más a menudo!

Anuncios

2 comentarios to “Alcachofas asadas”

  1. Vanessa - El Recetario de Lady Halcón 29 enero, 2013 a 20:39 #

    ¿Te puedes creer que también es uno de mis platos favoritos? De pequeña cada vez que las preparaba mi abuela me volvía loca! Aunque realmente no sé si era por el sabor o por poder comer con las manos y pringarme sin que me dijeran nada 😛 jajajaja

    • chefprincipiante 29 enero, 2013 a 22:18 #

      Jajaja La verdad es que yo sigo disfrutando como una enana cada vez que las como :-))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: