Lentejas ligeras

3 Abr

Empieza el buen tiempo, se acerca el veranito y, en mi caso, estoy además en la cuenta atrás para la boda, así que en las próximas recetas procuraremos no excedernos en las grasas y equilibrar los alimentos. Siempre nos han dicho las madres que las lentejas hay que comerlas porque tienen mucho hierro y es cierto que son bien necesarias. Pero también que si les ponemos choricito y patata como manda la tradición, podemos pagarlo en nuestras carnes. Así que me he decidido a hacer este plato un poco más ‘light’, con la ayuda de un libro que tenía por la estantería y tal vez os interese a muchos principiantes, ‘Cocina para novatos‘ de Laura Donada.

Confieso primero que el resultado ha sido sólo decente, en parte porque la he adaptado para cocinarla con olla exprés. Así que esta vez os relato el modo de preparación como creo que deberíais hacerlo en vez de como lo he realizado yo, para no liaros. Y os voy comentando mis errores sobre la marcha.

Ingredientes (para 4 personas):

– 1 kilo de lentejas (al gusto, yo prefiero las castellanas porque defiendo el producto nacional)

– 1 cebolla entera

– 3 zanahorias

– 1 calabacín grande o bien 2 pequeños

– 6 dientes de ajo

– 1 pastilla de caldo (preferiblemente de pollo o verduras)

– 2 hojas de laurel

– 1 trocito de pan que os sobre

– 1 pizca de pimentón

– Aceite

– Sal

– Transistor como animal de compañía

– Sería recomendable tener un mortero, de los de madera de toda la vida

Preparación:

Como os comentaba más arriba, yo hice la receta en olla exprés, pero no me cabe duda de que a fuego lento y en una cazuela tradicional es como de verdad sale rica. Aunque a veces los tiempos en la vida de cada uno deciden, así que hacedlo como convenga, según el día. Se vierten todas las lentejas en la olla y, junto con ellas, la cebolla. En mi caso la troceé, pero como es conveniente retirarla al final para no encontrarte trozos de cebolla a cada cucharada, lo ideal es partirla en dos para que coja el jugo simplemente (después de pelarla, claro). Además, se limpian cinco de los dientes de ajo (reserváis el otro) y se añaden a la mezcla junto con la pastilla de caldo, las hojas de laurel y sal al gusto (sin pasarse, que más adelante irá el pimentón).

Además, hay que pelar y trocear los calabacines y las zanahorias y añadirlos. En mi caso lo hice al final de la receta, como indicaba el libro, pero para ello tuve que parar la olla exprés, meterlo y añadir más agua y claro, no cogí el punto deseado finalmente. Total, que lo mejor es que entren desde ya a la olla. Después, lo cubrís con el agua, sin que sobrepase del todo, ya que a mí por ejemplo me quedaron pelín aguadas.

Después, cerráis bien la olla y la dejáis el tiempo que estipule, depende de la que tenga cada uno, en mi caso es una media hora. Mientras esperáis, cogéis una sartén pequeñita o mediana y doráis con aceite el diente de ajo que os sobraba y el pan por ambos lados. Cuando esté blandito (no tostado) lo mezcláis todo junto en el mortero, después añadís el pimentón y lo volvéis a majar bien.

Una vez que esté listo el guiso en la olla, abrís la tapa con cuidado y, si está bien espeso, le añadís la masa del mortero y lo mezcláis todo. Si no es así, podéis dejarlo un rato más o, mejor aún, colar el agua sobrante y después sumar la masa. Y ya tenéis un exquisito plato de lentejas sin mucha grasa, pero con el picorcillo del pimentón para compensar.

Antes de servirlo, podéis retirar la cebolla y las hojas de laurel, así como los dientes de ajo si lo deseáis.

Mi resultado:

Esta vez no fue el ideal, por aquello que comentaba anteriormente. Al guisar en dos partes, las lentejas perdieron parte de la masa y, al añadir agua en dos veces también, quedaron demasiado líquidas. Además, los trozos de cebolla resultaban incómodos, por eso os he propuesto a vosotros la receta con sólo dos mitades, para retirarlas al final más fácilmente. En cualquier caso y aunque la textura no era la ideal, el sabor era bueno y el pimentón le da un toque extraordinariamente parecido al chorizo. Le ponemos… un 6. Pero con mis consejos, creo que la próxima vez me saldrá de 9 por lo menos 😉

Anuncios

2 comentarios to “Lentejas ligeras”

  1. PIMIENTA Y PAPEL 1 octubre, 2012 a 19:36 #

    lentejas ummmmmm!!! y ligeritas como nos gusta a nosotras, lo del transistor nos a llegado al alma jajajajajajajaja. enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: