Pastel de atún

30 Nov

Después de la encuesta tan reñida sobre el atún (¡¡mil gracias por vuestra participación y sugerencias!!), empataron el pastel y las empanadillas. Así que no os preocupéis, que experimentaré con ambas recetas. De momento, he aquí la primera. Confieso que jamás hasta hoy había probado este plato, y cuando he buscado información sobre cómo cocinarlo, me he encontrado con infinidad de variantes.

Hay quien prefiere un pastel de atún al horno, o quien opta por el microondas. El que utiliza como base el pan de molde o el que lo hace con puré de patata. Incluso, el que lo come en porciones como cualquier pastel dulce, o el que aprovecha su textura tipo ‘mousse’ para untarlo después como un paté.

Mis limitaciones como chef principiante con una cocina aún rudimentaria no me permiten muchas florituras, así que me incliné por esta receta fácil de Filomena. Mis variaciones: al contar con un comensal con odio visceral hacia el tomate frito, ketchup y otras variantes artificiales de este fruto, he decidido introducir mejor un poco de tomate natural peladito y troceado en la mezcla; he puesto dos latas de atún, como pedía la receta, pero la verdad es que echo en falta luego al comer el pastel un poco más de sabor a atún y menos a tortilla con tanto huevo, así que os recomiendo que, si las latas son pequeñas, echéis tres sin miedo (y puede que si son grandes también); en el paso final, me he permitido además añadir unos pimientos del piquillo que le dan un toque más apañadito y, además, añaden saborcito.

Ingredientes:

– 4 Huevos

– 3 latas de atún en aceite

– 1 bote de mayonesa

– 1/2 tomate pelado y troceado (si os gusta mucho, echad 1 entero sin miedo)

– leche

– 3 rebanadas de pan de molde sin corteza

– pimientos del piquillo en tiras (o enteros que después recortaremos)

– transistor (que no falte, siempre acompañando cada movimiento jejeje)

El primer paso es muy fácil y me recuerda al de mi primera receta: básicamente, mezclar ingredientes, algo muy agradecido para los que estamos empezando. Primero, tendréis que escurrir el aceite de las latas de atún. Después, ya podéis meter el atún en el bol. A continuación, le sumamos toda la mayonesa (usad la que queráis, pero yo pienso que al poner un bote entero, qué menos que sea ligera). Usamos el bote vacío de la mayonesa como medida para añadir la leche. En este caso, yo he puesto entera porque las calorías que le he quitado a la mayonesa, he decidido añadírselas a la leche, para que la natita le diera más sabor. Ahí como veáis cada uno, el que no tenga remilgos con las calorías, ¡a por todas!

Después, meted también en el bol los cuatro huevos, el pan de molde (troceadlo primero y quitadle los bordes si los lleva) y el tomate. Como dije antes, yo he optado por medio tomate natural, lo he pelado y troceado, pero podéis hacerlo también con tomate frito, y con las cantidades que consideréis según os guste su sabor.

El siguiente paso es darle trabajo a la batidora y dejarlo bien espumoso, os quedará una mezcla más bien amarillita. Luego, verted el resultado en un molde y metedlo en el microondas. Comentario obvio del día: que el molde sea apto para microondas, es decir, no puede ser de los de metal, pero sí de silicona como el que yo he empleado o de cerámica o vidrio, siempre que indique eso, que podéis usarlo en este nuestro querido amigo en la cocina de un chef principiante.

En el micro, depende de vuestra potencia, en mi caso he tardado unos 25 minutos hasta que he pinchado con mi tenedor en el pastel de atún y me salió limpito. El siguiente paso es dejarlo enfriar en el mismo molde, para que solidifique bien, ya que como dije, la textura es un poco tipo ‘mousse’ y, por tanto, es recomendable dejar que se forme bien. Después de un rato ya podremos verterlo en un plato y dejarlo otro ratito. Además, os recomiendo que lo escurráis bien, porque según se va haciendo sólido, pierde un poquito de agua. Después, es el momento de meterlo al frigorífico y, cuando vayáis a tomarlo, os aconsejo decorarlo un poquito. Yo lo he hecho con estos pimientos del piquillo, pero podéis añadirle también aceitunas, tiras de zanahoria… ¡¡rienda suelta a vuestra imaginación!!

Mi resultado:

Parto de la base de que este tipo de comida tan ‘British’ no es mi estilo culinario, pero le pondría un bien alto. Me ha faltado añadir más atún claramente, y quizás más tomate también. Por lo demás, está bien cuajadita y se puede tomar tanto como pastel en finas rodajitas como untada en pan. El aspecto es bonito, y hasta navideño gracias al pìmiento.

Anuncios

2 comentarios to “Pastel de atún”

  1. Ana Delgado Figuera 1 diciembre, 2011 a 9:15 #

    Guau Momo!!!, tengo que reconocer que me has dejado impresionado, tiene una pinta de rechupete, ya verás cómo al final logras engordar al vikingo, jejeje. Besos

  2. Nuria 1 diciembre, 2011 a 11:17 #

    Bien!!!!!!!!! Enhorabuena!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: